I. ANO 2009. ALGUNHAS CONSIDERACIÓNS SOBRE A FOTOGRAFÍA POPULAR.

 ALGUNHAS CONSIDERACIÓNS SOBRE A FOTOGRAFÍA POPULAR.

  AUTOR: LUÍS HIXINIO FLORES RIVAS.

  Revista de Investigación “ETNOGRAFIA”,  nº1, 2009. I.S.S.N. 1989 – 8541.  

 Web, http://mesondoforno.com. 

 

  INTRODUCCIÓN.

     Luís Hixinio Flores Rivas, nado en Balmonte (Castro de Rei), é un fotógrafo afeccionado, que movido polo puro interese polas diversas manifestaciones da cultura popular, foi coleccionando centenares de imaxes e logrou desenvolver unha técnica moi depurada, que lle valeu premios prestigiosos.
    Estas imaxes son, por un lado, testemuño dun estilo de vida que desaparece, e por outro constitúen un ejercicio de adestramento da mirada. Ensínannos como nos elementos aparentemente máis humildes, que con frecuencia pasan inadvertidos ao observador, se manifesta todo un mundo, o das xentes que habitan o medio rural, particularmente no territorio lucense, que é o que o viu nacer e co que está máis compenetrado, pero que son expresivos do acervo antropolóxico común da cultura de Galicia, dun pobo cunha identidade propia que se formula cunha linguaxe peculiar, non só no idioma oral e escrito, senón tamén o ámbito da expresión non verbal, na cal se plasma a pulsión comunicativa e a vontade plástica a través do quefacer cotián.
Carlos García Martínez
Director do Museo do Pobo Galego.

 


 

    LA FOTOGRAFÍA POPULAR COMO PATRIMONIO CULTURAL

    En 1930 en una conferencia pronunciada por el Dr. Krüger en el Centro Chileno de Hamburgo  reproducida por su discípulo  Manuel de Paiva Boléo (1931:52) decía:
“Sabemos que todos vivimos ahora en una época de transición, de transformación completa de lo hereditario de nuestros padres, de lo tradicional, de lo antiguo. Debido a influencias diversas, lo autóctono, lo indígena de muchas regiones va retrocediendo, dando carrera a tendencias niveladoras y destructoras. Lo uniforme se va imponiendo a lo diferenciado, lo común a lo típico, lo banal a lo pintoresco, quitando a regiones y pueblos su nota característica, su sabor local, su historia. Cometeríamos  una grave falta si no nos diésemos cuenta de este proceso que cada día va ganando más terreno, cada día se va revelando más fuerte y funesto. Que se queden los manuscritos dormidos en los archivos, no importa; pero lo que si importa es salvar lo que de aquí a poco ya no puede salvarse. Las manifestaciones de las tradiciones regionales son testimonios de la historia de un país que hay que respetar como cualquier documento histórico de valor. Es  poco el contrapeso que el trabajo personal de los investigadores puede oponer  a la destrucción inminente. Pero más vale algo que nada”.

    La época de cambios a la que se refería Krüger en la conferencia se hace cada vez más patente en los tiempos actuales, de lo heredado de nuestros padres y de lo tradicional cada año que pasa desaparece parte de esa cultura popular al mismo tiempo que desaparecen parte de esas personan que la transmitían. Quedan esos testimonios gráficos que van a ser de gran ayuda a futuras generaciones para comprender etapas relativamente recientes de nuestra sociedad. Rastreando en el contexto en que se producen y aprendiendo a mirara a través de ella, se puede tener un conocimiento más amplio del ser humano  y de su cultura.

    Si entendemos como patrimonio cultural el conjunto de bienes materiales e inmateriales, de un reconocido valor, que reflejan las tradiciones, la forma de vivir  y de pensar de un pueblo, la fotografía popular, realizada fuera de estudios por gentes sin grandes conocimientos técnicos, carente de medios en la mayor parte de los casos cuyas principales características son la sencillez  y la ausencia de pretensiones económicas y cuya finalidad primordial es documentar  mediante testimonios gráficos la vida y los saberes de los pueblos, se encuentra entre los elementos que deben ser protegidos como bienes de interés general. Como dijo Sir Benjamín Stone que fundó en 1897 la National Photografphic Record Asocciatión con el fin de documentar las ceremonias y las fiestas rurales inglesas que estaban en vías de extinción “Cada aldea tiene una historia q ue podia preservarse por medio de una cámara”.

    El impulso que ha llevado  y que continúa llevándonos a los fotógrafos populares formado por un grupo de personas (independientemente de su especialidad profesional) que guardan, por lo general, un respeto por otros grupos sociales con una forma de vida completamente distinta, es la de dejar constancia de unas formas de vida que han desaparecido o que están a punto de desaparecer, de mostrar una cultura popular, considerada por una buena parte de la sociedad  como una cultura inferior al considerar que muy pocas creaciones populares son lo suficiente “valiosas” como para ser incluidas en lo que se entiende por “cultura”.

    En nuestra sociedad, está muy arraigado el prejuicio de que lo mejor, de lo que verdaderamente es “cultura” son las creaciones que llamamos arte: escultura, pintura, literatura, música, etc. Las manifestaciones artísticas que se caracterizan por su sencillez con trazos decididos y bastante seguros con las que nos podemos encontrar en algunos soportes que forman parte de las construcciones populares (paredes, puertas, ctc.) realizadas por gente anónima sin ningún tipo de formación artística son ignoradas por una buena parte de la sociedad actual a  pesar de que sus obras han sido y continúan siendo fuente de inspiración para algunos artistas de renombre, sin embargo esas mismas personas eran considerados unos auténticos artitas dentro del grupo social al que pertenecían. Lo mismo ocurre con los conocimientos transmitidos de generación en generación basados en la experiencia acumulada a lo largo de los siglos en muchos casos son despreciados por profesionales que se creen pertenecer a una cultura superior, elitista, a la que tienen acceso un grupo minoritario de personas que  jerarquizan los elementos culturales y que rara vez hacen trabajos de campo, dedicándose únicamente a recopilar, examinar y comparar las informaciones que reciben de otras personas.

    La fotografía popular, generalmente de una calidad técnica inferior a  la realizada por profesionales, es capaz de transmitir unas emociones y unas sensaciones al espectador difícilmente superable por otras obras. La imagen con ayuda del  texto se convirtieron en un instrumento inmejorable para aproximarse al conocimiento de un determinado grupo social. Sus imágenes han preservado y continúan preservando la memoria visual de una determinada época. Las personas, las comunidades, las costumbres, los hechos sociales, y sus paisajes son fuentes imprescindibles en la investigación histórica y antropológica, posibilitando con ello nuevos descubrimientos e interpretaciones sobre nuestro pasado y presente. Alguna de estas imágenes  se han convertido en verdaderos iconos fotográficos.

    Otro aspecto muy importante de la fotografía popular, realizada por fotógrafos ambulantes que se desplazaban por los pueblos, fue la de servir de testimonio de los acontecimientos más relevantes de un determinado grupo social. Este tipo de fotografías era especialmente solicitado  por la población rural, especialmente por aquellas familias que tenía algún miembro emigrado. Los nacimientos, bautizos, bodas, reuniones e incluso funerales que se comunicaban en las cartas, iban acompañados por una fotografía, la cual certificaba que todo lo que se comunicaba en la carta era verdad.

    Todos estos ejemplos y muchos más que se podían haber citado sirven para comprender la importancia de la fotografía popular como un bien patrimonial común que ha jugado y continúa jugando un papel de primer orden en el objetivo de documentar la forma de vida en cada momento. La recuperación, la divulgación y la protección de este tipo de documentos debe entenderse como una actividad prioritaria por parte de la Administración. Un bien patrimonial un tanto ignorado y muy poco estudiado que ejerce una atracción directamente proporcional a su conocimiento.

    Cicerón refiriéndose a las pinturas nuevas en comparación con las viejas reflexionaba  “ aunque a primera vista nos cautivan, el placer no dura, mientras  la misma tosquedad  y crudeza de las antiguas pinturas mantienen su poder sobre nosotros”. Esta reflexión se puede , a mi entender, extrapolarse   a las fotografías.

    EXPOSICIÓNS.

? Diversas exposicións fotográficas en Centros Culturais de Rábade e Outeiro de Rei.
? “Espantillos” no Museo do Pobo Galego (Santiago de Compostela), 1977.
? “A auga: natureza e arquitectura”, no Museo do Pobo Galego, 2002.
? Exposición de “Espantallos” no Museo Provincial de Lugo, 2002.
? Exposición de “ Debuxos e gravados nas construccións populares” no Museo do Pobo Galego, 2006.
? Exposición de “ Debuxos e gravados nas construcións populares”, na Casa das Palabras (Verbum), 2006.
? Exposición de “Espantallos”, na Casa de Galicia en Madrid, 2006.
? Exposición de “Debuxos e gravados nas construccións populares”, na Biblioteca Provincial de Lugo, 2007.
? Exposición de “Debuxos e gravados nas construccións populares”, en Lousame (A Coruña).
? Exposición de “Debuxos e gravados nas construccións populares”, no Museo marítimo Seno de Corcubión (A Coruña).
? Exposición de “ Paisaxes humanizados. Terras vividas”, no Museo do Pobo Galego, 2008.
? Exposición de “Paisaxes humanizados. Terras vividas”, na Biblioteca Nodal de Pontevedra, 2008.
? Exposición de “ Paisaxes humanizados. Terras vividas”, na Biblioteca Nodal de Lugo, 2008.
? Exposición de “ Inquedanzas” , na Deputación Provincial de Lugo, 2009.
? Exposición de “Inquedanzas”, na Aula de Cultura de San Cosme de Barreiros, 2009.
? Exposición de “Debuxos e gravados nas construccións populares”, no Club Fluvial de Lugo.

   ILUSTRACCIÓNS

 

 

CASTIÑEIRO ESMOUCADO É DICIR AO QUE SE LLE QUITAN AS GALLAS (ENTRAMBASAUGAS) (GUNTÍN) (LUGO).

CARRO TRADICIONAL COLOCADO NO INTERIOR DUN ALBOIO OU ALPENDRE, QUE É UNHA CONSTRUCCIÓN ACCESORIA DA CASA PROVISTA DUNHA CUBERTA DE RAMAS E TÁBOAS E QUE GARDA E PROTEXE ADEMAIS TODO TIPO DE APARELLOS DE LABRANZA. 

REMATE DA COCCIÓN DE PEZAS DE CERÁMICA TRADICIONA NO FORNO DE OBDULIA (CAMPOVERDE) ( GUNDIVÓS) (SOBER) (LUGO).

 

PONTE DE MADEIRA EN CORTÉS (SECEDA) (FOLGOSO DO COUREL) (LUGO).

 

OURICEIRA EN CORO (RAO) (NAVIA DE SUARNA) (LUGO). A OURICEIRA É UNHA CONSTRUCCIÓN DE CACHOTERÍA, DE FORMA CIRCULAR OU OVALADA, NA QUE SE BOTABA UNHA MOREA DE OURIZOS CON CASTAÑAS, QUE ADOITABAN DEIXARSE Á INTEMPERIE PARA QUE SE CURTISEN.

 

PASO DOS TROIOS SOBRE O RÍO NARLA EN PARADA (OUTEIRO DE REI).

 

LAVADOIROS EN PRADOS DE A VEIGA  (SANTA EULALAIA DE PREDEDA) (GUNTÍN). ANTANO AS MULLERES LAVABAN A ROUPA NESTAS PEDRAS, DE GRAN TAMAÑO, COLOCADAS AO CARON DE ARROIOS E REGATOS..

 

CAMIÑO DE PASO OU CARREIRO QUE ÍA DESDE A MOA DO ZOQUEIRO, QUE SE ATOPA AO CARÓN DO RÍO VILAMOURE, ATA CEZA (COESES) (LUGO).

 

GRAVADOS A NAVALLA NAS CABANAS (VILASELVITE) (FOLGOSO DE COUREL). DEBUXO DUN ARADO. 

DÚAS ALVARIZAS NO VAL DO RAO (NAVIA DE SUARNA) (LUGO). UNHA DELAS ESTÁ SITUADA NA PARTE MEDIA DA PRIMEIRA MONTAÑA, QUE SE VE NA FOTO – DE ESQUERDA Á DEREITA-. A OUTRA APARECE NA PARTE MEDIA ESQUERDA DA FOTO AO CARÓN DUNHA ESTRADA. A ALVARIZA TAMÉN CHAMADA ABELLARIZA, COLMEAR OU CORTÍN, E UN CONXUNTO DE COLMEAS OU COVOS, SITUADOS NO INTERIOR DUNHA CONSTRUCCIÓN CIRCULAR OU OVALADA DE CACHOTERÍA CUXA FINALIDADE É PROTEXER A MESMA ANTE OS OSOS E OUTRAS ALIMAÑAS.

 

TELLADO DE LOUSA E CHEMINEA DO MESMO MATERIAL EN CORO (RAO) (NAVIA DE SUARNA) (LUGO)

 

VALADO DE PEDRA EN CABANAS (EIREXE) (GUNTÍN). O VALADO É UN MURO DE PEDRAS E TERRA, QUE CERCA UNHA HERDADE.

 

VENTÁ DE CANTERÍA E LOUSA NA PARTE INFERIOR (CORO) (NAVIA DE SUARNA) (LUGO). 

 

 

 

 

 

 

 

Ir arriba