OPINIONES POLITICAS DE UN DESORIENTADO

                                                                

Ciclo: son los fenómenos que ocurren en las emociones de una sociedad durante un tiempo determinado, que van a provocar la clonación espontanea de una neurona puente, que conecta cualquier mentira de la realidad con todos los engaños del pasado, consiguiendo poner en relieve un escenario increible que no se corresponde exactamente a lo que fue la verdad de antaño, pero que alcanza tal nivel de energía que es imparable.

 

En el 2015 según mi manera de pensar se va a cumplir un nuevo ciclo político histórico( “como el calendario Maya”) del estado Español. Viviendo, o sintiendo en directo o en diferido los efectos de sus normas, todos nosotros hemos viajado en la escoba de la bruja del tiempo encargada de dividir los periodos, y por lo tanto conocemos el paisaje. El primer ciclo duro 40 años y fue un régimen dictatorial. En el segundo, una serie de fenómenos surgieron a partir de la constitución, y desde la muerte del General, se contabilizan otros cuarenta años. Cuando se cierre el tercer ciclo (que al revés del primero veré empezar pero ya no lo veré terminar.( toco madera)) en el diccionario aparecerán con mucho más boato y volumen los nombres de las mujeres y los hombres que dirigieron el País en estos momentos tan delicados por su complejidad e importancia.

Pasen, pasen a la Historia.

Yo primero. Yo primero

Aquí Galicia hay que ir a votar el día 21 de octubre (cumplamos con nuestro deber) por lo tanto hay que tener los oídos abiertos y escuchar

Viendo con relativa calma, como el ciclo se revuelve contra si mismo haciendo ejercicios impropios de su edad, para de esta forma mostrar su rechazo a morir. Percibo que es igual lo que haga, por fas o por nefás, comenzará uno nuevo que está por canalizar e incluso por formular.

Según esta manera de pensar, los políticos de esta legislatura y de la siguiente no van a ser agraciados por el beneficio de la inercia como venía siendo habitual, sino que van a tener que bregar muy duro para conseguir llevar a sus ciudadanos a un estado de tranquilidad, superando las convulsiones propias de un tiempo que como es lógico no quiere dejar de respirar.

En un sistema como el actual, la tranquilidad solo se consigue con un poder económico solvente, propio y desarrollado que sea capaz de proteger al pueblo que vive bajo sus directrices.

En el nuevo ciclo, lo que viene está por ver, pero todo indica que aquellos que no elaboren sus propios recursos, no serán capaces de mantener la tecnología apropiada que nos proporcionará el bienestar social y la calidad de vida adecuada a nuestras aspiraciones actuales. Y lo que es más importante aún; a las aspiraciones que hemos inculcado en nuestros descendientes que verdaderamente serán los verdaderos protagonistas.

Por todo ello veo con mucha preocupación como nuestros políticos después de estar viendo lo que está ocurriendo, saquen pecho y solamente presuman de tener las cuentas bien hechas y, se olviden de la primera lección de economía en un sistema de libre mercado:” Si la suma de gastos e ingresos es igual a cero no te asegurá que al día siguiente puedas comer y, por lo tanto, debes de procurar tener algo en la despensa”.

Por lo tanto, bien está estar a cero en el presente, siempre y cuando se tengan perspectivas o un proyecto adecuado a los tiempos que se avecinan, pero si en ese campo solo hay telarañas, nos espera un tercer ciclo de pantalón corto para los niños y de brasero en lata de sardinas en las escuelas.

El sistema actual, al parecer esta basado en la solidaridad y, nadie duda que funcionó, pero en los momentos actuales, las noticias dibujan que los pueblos siguen creyendo en ella, pero desean ser ellos los que decidan como,cuando y con quien son solidario y eso significa, tener forzosamente que pensar si nosotros como Gallegos(sintiéndote como quieras) tenemos capacidad para ser solidario.

Si la respuesta es negativa, es que falta por construir un sistema que convierta en economía nuestros recursos y para ello se necesita dinero, no un cero en las cuentas.

Según los movimientos político estratégicos que se están dando sobre el tapete Estatal, y sabiendo que la primera obligación de un político Gallego es defender los intereses de su pueblo (esta obligación no cabe duda, que tiene cortas miras políticas, pero cuando hay tormenta hay que conducir despacio) en mi egoísta opinión, el partido que forme gobierno, debe de pedir un rescate para con ese dinero, poder comenzar a trazar y desarrollar los proyectos, que nos permitan en un futuro de cuarenta años, poder decidir como, cuando y con quien somos solidarios.

¡El ciclo ha muerto! ¡Viva el ciclo! – bramó la ignorante realidad.

¡Se sienten, coño!

Ir arriba