Recortes sanitarios del Partido Popular

 

El Partido Popular ahora hace recortes en Sanidad. Pagarán más por los fármacos tanto los trabajadores en activo como también bastante pensionistas. Algunos fármacos baratos, como los de una cuantía menor a dos o tres euros, pueden ser excluidos de la financiación del Sistema Nacional de Salud. Se pagará, a su vez, un porcentaje del precio total del material ortoprotésico, hecho que hasta ahora no sucedía. También habrá que pagar por usar el transporte sanitario no urgente, si bien, dependiendo de los recursos del paciente y la dolencia que padece, puede que se le reintegre unos meses después la totalidad de lo pagado inicialmente.

Lo curioso es que su presidente, Sr. Rajoy, en la campaña electoral previa a salir elegido, aseguró insistentemente que nunca aplicaría medidas de copago en la Sanidad. Si por copago se entiende que cada vez que un usuario acudíese a un médico debería pagar un euro u otra cantidad simbólica por la consulta, el Sr. Rajoy no ha impuesto el copago, pero si por copago se entiende que por el uso de la Sanidad Pública se puede terminar pagando por lo que antes no se hacía, si que lo implantó y faltó a la palabra dada en campaña electoral.

El tiempo dirá qué resolverán o agravarán estos recortes, pero parecen más unas medidas disuasorias para no usar la Sanidad que para recaudar una importante partida económica. Además, me resulta muy difícil entender cómo se van a materializar estas medidas, de modo que puede resultar más gravoso los recursos administrativos recaudatorios que hay que poner en acción que lo obtenido por los pagos de los usuarios.

AGS.

SIMONCELLI, ¿UNA DESGRACIA ESPERADA?

Simoncelli, piloto aguerrido, valiente e imprevisible, murió en el transcurso de una carrera del campeonato del mundo de moto GP ante millones de miradas asombradas y aterrorizadas por temer un funesto final.

Era un gran piloto que según algunos entendidos corría con el arrojo del que tiene catorce años o menos, que es la etapa de pilotaje en la que se piensa que la fatalidad extrema nada tiene que ver con uno, ya que eso parece sucederle solo a los demás.

Continúa leyendo SIMONCELLI, ¿UNA DESGRACIA ESPERADA?

Coacción a la libre prescripción médica en Galicia

Estoy ultimamente muy disgustado por la penalización que se pretende llevar a cabo desde la Consellería Galega de Sanidade contra los médicos de atención primaria (o de cabecera). La idea es que éste no pueda prescribir más allá de un porcentaje máximo de novedades terapéuticas marcadas por la Administración y para lo que nos remite un escrito que contiene la siguiente información: La administración expone: “los medicamentos considerados como Novidade Terapéutica” para o ano 2011, entendendo como tal aqueles medicamentos autorizados e comercializados pola Agencia Española de medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) nos últimos tres anos, financiados por receita oficial e onde a súa aportación ó arsenal terapéutico recibiu a valoración de “pouca ou nula mellora terapéutica” polas Axencias de Avaliación de Medicamentos”. Lo más cínico del asunto, es que todo el mundo sabe que las innovaciones terapéuticas son fármacos aprobados por la EMEA y la AEMPS tras demostrar de un modo fehaciente su eficiencia médica
                             .
 

Es decir, permiten que esos fármacos de escasa o nula mejora terapéutica,según ellos, claro, puedan ser recetados a cargo del Sistema Nacional de Salud español y, por tanto, en cada una de las dicisiete Comunidades Autónomas, pero como resultan, parece ser, muy gravosos para la Consellería Galega de Sanidade, ponen un canon sancionador y coerctivo al colectivo médico de cabecera mediante la coacción a cumplirlo so pena de no pagar un complemento de productividad variable (CPV) que es de la misma cuantía que cuando hace unos quince años se nos concedió, ya que nunca en todo este tiempo se actualizó con la aplicación anual de la subida del IPC. Es decir, hace unos quince años se nos pagaba si cumplíamos el cien por cien de los objetivos una cantidad bruta anual aproximada de dos mil cuatrocientos euros y ahora, quince años después, en caso de cumplir todos los objetivos que se nos marcan cada año, sería de dos mil cuatrocientos euros igual. Supongo que si pasados cien años ese CPV se mantiene como incentivo hacia la mejora asistencial de los pacientes por parte de los médicos, puesto que para eso se hizo, será de dos mil cuatrocientos euros, que para entonces será lo que cueste tomar un café. Continúa leyendo Coacción a la libre prescripción médica en Galicia

Genéricos sí, genéricos no

 

El quehacer diario del médico está lleno de diversas complejidades que debe resolver con el mayor grado acierto posible,  no estando tampoco exento de dificultades añadidas por parte del propio sistema público de salud.

Las que aporta este último estamento al buen ejercicio de la medicina, por destacar alguna, son dos principalmente: el tremendo exceso de demanda de atención médica, y que en la atención primaria (médico de cabecera o de familia) se agrava por la inmensa burocracia que le absorbe casi la mitad del tiempo que tiene para dedicar a cada paciente (unos cinco minutos de media como mucho), y el insistente mensaje por parte de las distintas administraciones sanitarias autonómicas del uso de medicamentos genéricos en detrimento de los de marca u originales.

Comentaré sucintamente lo que para mí tiene de dificultad este último apartado.                                                                                          

Continúa leyendo Genéricos sí, genéricos no

DIVINO

 

Tal y como escribió Borges –y el tiempo no parece haber cambiado este hecho- podemos continuar afirmando que el vino fluye rojo a lo largo de las generaciones/como el río del tiempo y en el ancho camino/nos prodiga su música, su fuego y sus leones. Y tanto es así, que desde que la esposa de Caná se regocijó sabiendo que con Jesús de invitado estelar, el tinto estaba garantizado, la inmortal y afrutada bebida ha sido constante protagonista de innumerables momentos a lo largo de la historia de la Humanidad.

Continúa leyendo DIVINO